Los Nocheros pusieron el brillo en la tercera luna del Poncho

El regreso de Los Nocheros a la Fiesta nacional e Internacional del Poncho luego de varios años de ausencia, posibilitó que volvieran para reafirmar la vigencia con uno de los públicos que los vio nacer

(DIARIOC, 21/07/2008) Esta presentación no fue una más dentro de su agenda. Sin dudas, Los Nocheros apostaron fuerte ante el público que colmó el Predio Ferial Catamarca, que no dudó en aclamarlos en numerosos pasajes de su actuación que se extendió por espacio de un poco más de una hora.

Pasada la medianoche las ansias de escucharlos inundaban el Predio, mientras los gritos y aplausos inquietaban al ambiente. Vinchas y banderas con sus nombres flameaban por lo alto. Todo estaba a punto y la espera llegó a su fin tras la oscuridad del lugar.

Rubén Ehizaguirre, Mario, Kike y Álvaro Teruel aparecieron en escena y se instalaron en sus respectivos lugares para recibir de manera anticipada el cariño de un público catamarqueño de pie. Cantaron en el inicio temas clásicos como La Telesita y Piedra y Camino, incluido en su último trabajo discográfico Gen.

Luego, uno de los momentos más esperado por los fans: escuchar hablar a, tal vez, la cara más representativa del grupo. “Estamos muy orgullos de esta en el Poncho de Catamarca”, confesó Mario, tras un hondo silencio que pronunció entre palabra y palabra. Ahí empezaron a intercalar estrenos con clásicos consagrados: Ya no vendrás, Noche amiga mía, Quédate, y Soy como soy.

Ahí. Justo ahí ya había algo que decía que en la Fiesta Nacional del Poncho estaban pasando dos cosas importantes: La lógica aceptación de las canciones por parte del público y el lugar de cariño que se ganó Álvaro a poco más de un año de conformar el conjunto. Es que hay algo en ellos que es indiscutible. El profesionalismo con el que encaran sus actuaciones; el esmero constante de crecer musicalmente con la incorporación de diferentes instrumentos y con letras que desprenden mensajes de un tiempo presente, y el caudal vocal del grupo.

Rubén no sólo deleita al público catamarqueño, sino que hasta sorprende a sus propios compañeros con su penetrante voz. Continuaron con temas como Sin principio ni final; Los hijos del sol, Para tu ausencia, que fueron aclamados. Más adelante desempolvaron unos enganchados de La atardecida y A don Ata, para desembocar en Clarito siescuchao y Flores negras. A toda esa lista se sumó un bloque infaltable compuesto por Roja Boca, No saber de ti, Entre la tierra y el cielo y Canto nochero.

Luego, invitaron al catamarqueño Emilio Morales para interpretar Cantale Chango a Mi Tierra, que motivo el aplauso del público presente.

Ya sobre el final, interpretaron Vuela una lágrima, Jamás, Las moras, Chacarera del rancho y el cierre con La Cerrillada con el clásico estribillo en la voz de Ehizaguirre. En una provincia que sabe mucho de folklore, de cantores y poetas, más de seis mil personas acompañaron y aceptaron las canciones “nocheras”.

Fuente: Diario C

……………………………………………………………………………………………

 

Anuncios

~ por alasnews en 22/07/2008.

 
A %d blogueros les gusta esto: